21 de junio de 2024

Las carreteras transeuropeas tendrán cargadores para coches eléctricos cada 60 kilómetros desde 2026

– La Eurocámara da su visto bueno y solo queda el respaldo del Consejo Europeo

MADRID, 11 (SERVIMEDIA)

Las carreteras que forman parte de la red transeuropea de transporte deberán tener al menos una estación de carga eléctrica cada 60 kilómetros para vehículos con combustibles alternativos desde 2026.

Ello será posible después de que el Pleno del Parlamento Europeo haya aprobado este martes nuevas normas sobre infraestructuras de combustibles alternativos con 514 votos a favor, 52 en contra y 74 abstenciones. Solo falta que el Consejo Europeo dé su visto bueno definitivo. Entonces, las normas entrarán en vigor a los seis meses de su publicación en el Diario Oficial de la UE.

La iniciativa forma parte del paquete legislativo conocido como ‘Fit for 55’ (‘Apto para 55’), presentado por la Comisión Europea en julio de 2021 para que la UE disminuya sus emisiones netas de gases de efecto invernadero en al menos un 55% para 2030 respecto a los niveles de 1990 y alcance la neutralidad climática en 2050, es decir, que para entonces las emisiones que se expulsen a la atmósfera se compensen con las que absorben sumideros naturales como los bosques o los océanos.

Los eurodiputados respaldaron este martes que en 2026 haya un grupo de recarga eléctrica para automóviles con una potencia mínima de 400 kW al menos cada 60 kilómetros de las rutas principales de la red transeuropea de transporte. Esa potencia de la red aumentará a 600 kW para 2028.

Además, cada 120 kilómetros habrá una estación de recarga para camiones y autobuses, pero estas estaciones deberán instalarse en la mitad de las carreteras principales de la UE en 2028 y con una potencia de salida de 1.400 a 2.800 kW, dependiendo de la carretera.

Quizás también te interese:  Tesla Track Mode: Para los Amantes de las Pistas

Los países de la UE deben asegurarse de que las estaciones de repostaje de hidrógeno a lo largo de la red transeuropea de transporte se desplieguen al menos cada 200 kilómetros para 2031.

FACILIDADES PARA PAGAR

Los usuarios de vehículos de combustible alternativo deberán poder pagar fácilmente en los puntos de recarga (con tarjetas de pago o dispositivos sin contacto y sin necesidad de tener una suscripción), mientras que el precio de estos ‘combustibles’ deberá mostrarse por kWh, kilo o por minuto/sesión.

La Comisión Europea establecerá una ‘base de datos’ de la UE sobre información de combustibles alternativos para 2027 que proporcione a los consumidores información sobre la disponibilidad, los tiempos de espera o el precio en diferentes estaciones.

Al asegurar un mínimo de infraestructuras de recarga y repostaje en toda la UE, el nuevo reglamento comunitario acabará con la preocupación de los consumidores sobre la dificultad de recargar o repostar un vehículo.