25 de julio de 2024

¿A qué se llama mecánica rápida?

Cuando se trata de hacer las revisiones necesarias para que un vehículo circule en perfectas condiciones, las reparaciones de la denominada mecánica rápida son vitales.

“Se trata de una serie de actuaciones que, en talleres de confianza, se agendan de forma regular para poder garantizar que salir a carretera es seguro y alargar la vida útil del coche” explican desde Vicusauto, un taller mecánico en Valencia. De hecho, el contar con especialistas de confianza que garanticen su trabajo y las piezas que cambian es uno de los puntos más importantes de toda la revisión.

¿Cuáles son las actuaciones más habituales?

  1. Cambio de aceite y filtro

El cambio de aceite y el reemplazo del filtro son servicios de mantenimiento esenciales que deben realizarse regularmente para cuidar la vida útil del motor. El aceite lubrica el motor y asegura su correcto funcionamiento, mientras que el filtro de aceite evita que las impurezas entren en el sistema creando problemas y dejando residuos que pueden poner en compromiso el correcto funcionamiento del vehículo a medio plazo.

  1. Revisión de frenos

Estas revisiones y mantenimiento son críticas para la seguridad del vehículo. Esto incluye el actuar y cambiar las pastillas y discos de freno a tiempo, así como la purga y el reemplazo del líquido.

  1. Cambio de ruedas y paralelo

El desgaste de los neumáticos es normal con el tiempo y, cada vez más, con el tipo de rutas que desarrolla el coche de forma habitual. Cambiar los neumáticos cuando llega el momento por unos nuevos garantiza un buen agarre y la seguridad en la carretera. Además, el realizar un paralelo que permita que el volante y las ruedas se alineen correctamente puede ahorrar el desgaste.

  1. Batería
Quizás también te interese:  Cómo el Automovilismo de Tracción Trasera Está Cambiando el Futuro de la Carrera de Autos

Las baterías tienen una vida útil limitada y hay que reemplazarlas cada cierto tiempo. El alargar este momento puede hacer que no arranque correctamente o incluso que llegue el día que no tenga la fuerza suficiente para poner el coche en marcha.

Lo más importante es asegurarse de acudir a centros profesionales donde se pueda confiar en sus métodos, garantizar que usan los productos mejores del mercado y que cuidarán el vehículo como si fuera propio.