18 de abril de 2024

Alquilar una furgoneta. Casos en los que merece la pena

En muchas ocasiones es necesario movilizar objetos que tienen unas dimensiones más allá de las que se pueden plantear para llevar en el vehículo propio.

Ese es el momento en el que se dice, “con una furgoneta esto se solucionaba”. Y es cierto, de ahí que sean muchas las familias y profesionales que se deciden por el alquiler de una furgoneta para acometer dicho traslado pero, ¿cuáles son las razones más habituales para alquilar una?

Desde Furgoflash tienen detectadas varias situaciones que sirven de modelo para sus alquileres:

  1. Mudanzas: cuando una familia se muda o necesita trasladar enseres de una vivienda a otra, es habitual que se decidan, para abaratar costes, por realizar los viajes ellos mismos. Con una furgoneta, evitan tener que estar de aquí para allá y trasladar todo a la vez.
  2. Grupos de música en gira: cuando un grupo de música va a hacer una gira necesitan de un transporte que permita llevar consigo sus equipos e instrumentos, a la vez que viajan ellos juntos. Es una ocasión perfecta para hacerse con una.
  3. Empresas con repartos: aunque normalmente este tipo de empresas tienen sus propios vehículos, a veces se averían o necesitan parar para sus mantenimientos. Con el objetivo de no dejar de llevar sus productos contratados, las empresas optan por alquilar este tipo de vans.
  4. Trabajos esporádicos: hay autónomos que necesitan solo en días puntuales de una caja con superficie para trasladar productos voluminosos. Ese es el momento de decantarse por este tipo de servicio.
  5. Grupo de amigos de viaje: al igual que los músicos, cuando se hace un road trip se puede plantear ir todos en el mismo vehículo y las furgonetas pueden ser una opción perfecta para poder ir un grupo extenso con sus pertenencias haciendo la ruta.
  6. Torneos durante el año. Cuando hay que trasladar equipos que no sean muy numerosos puede ser también una alternativa perfecta.
Quizás también te interese:  Descubre las icónicas marcas de autos clásicos que siguen brillando en la actualidad

Sin duda, el alquiler, al igual que ocurre con los vehículos cuando se va de turismo, es una oportunidad de ahorrar euros y de organizar de una forma ágil a los grupos y al traslado de productos voluminosos que no son recurrentes.