17 de septiembre de 2021

Classic Auto abrirá sus puertas el día 24 de febrero en Madrid

Una de las citas más esperadas de la capital para los amantes de los vehículos es el Classic Auto. Este año, tendrá lugar entre los días 24 y 26 de febrero en el Recinto Ferial de la Casa de Campo.

El Salón Internacional del Vehículo Clásico espera, en esta octava edición, mejorar las expectativas de todos los visitantes que se acercarán a ver y disfrutar de algunos de los coches más emblemáticos de la historia del automovilismo.

Con un espacio reservado de más de 35.000 m2 en los que poder aprovechar y organizar también actividades paralelas que complementen la exposición con la misma historia del automovilismo, se espera que esta feria vuelva a marcar un número de visitas record en esta ocasión.

Uno de los escenarios más esperados de los que acuden a este tipo de ferias es la concentración de clubes. En ellas, se pueden ver los vehículos clásicos más cuidados del país y conducidos por amantes del coche que te permitirán entender mucho mejor la cultura misma de su propio coche. el hecho de que sean clubes los que también expongan sus vehículos permite que cualquiera que quiera adentrarse en el mundo de los clásicos pueda preguntar a sus dueños cualquier tipo de inquietud o duda para entrar a formar parte de un grupo selecto en el que las salidas y los planes son su leit motiv.

En esta octava edición, además, contarán con la participación activa de las marcas Seat y Porsche, y por primera vez se suma Abarth, que rendirá homenaje al 124 Spider, enfrentando cara a cara su versión histórica y actual. La firma italiana presentará, además, algunas unidades de sus modelos que han competido en rallyes.

El Seat 600 será la estrella en el espacio de la marca de Martorell para celebrar su sesenta aniversario, pero tendrá que compartir protagonismo con un duro competidor que llegará a Madrid tras participar el Rallye Montecarlo Histórico: el 124 Especial 1800 Grupo 4 de Salvador Canellas.

Sin duda, hay que apuntar esta cita para no perderse nada.