20 de julio de 2024

Greenpeace pide a la UE el fin de los combustibles fósiles para evitar olas de calor y muertes asociadas

– El primer Consejo Europeo informal de energía bajo la Presidencia española se reunirá el 11 y el 12 de julio en Valladolid

MADRID, 07 (SERVIMEDIA)

Un plan ambicioso de abandono de los combustibles fósiles (incluido el gas), medidas para descarbonizar los edificios basadas en la eficiencia, electrificación y energías renovables que prioricen rehabilitar los hogares más vulnerables y un mercado eléctrico al servicio de la ciudadanía y no de las «energías sucias» (como el gas, el carbón o la nuclear) son algunas propuestas de Greenpeace ante el primer Consejo Europeo informal de ministros de energía bajo la Presidencia española de la UE, que tendrá lugar en Valladolid los días 11 y 12 de julio.

Además, Greenpeace pidió este viernes a todos los partidos políticos que se presentan a las elecciones generales del próximo 23 de julio que trabajen por «una UE transformadora al servicio del planeta, las personas y la democracia».

«El abandono de los combustibles fósiles, y no solo su reducción, debe ser la prioridad de la UE. No solo porque, de lo contrario, nos espera un país más tórrido y con más inundaciones e incendios; sino porque, además, reducir nuestro consumo de energía y pasar a las renovables, nos permitirá tener hogares más confortables, aire más limpio, facturas energéticas más asequibles y más oportunidades para todas las personas y no solo para los pocos que se benefician vendiendo combustibles fósiles», apuntó Sara Pizzinato, coordinadora de la campaña de Cambio Climático y Energía de Greenpeace.

MEDIDAS TEMÁTICAS

En cuanto a medidas temáticas, Greenpeace y una coalición de ONG ha desarrollado un plan de 10 puntos para el abandono gradual del gas fósil en la UE antes de 2035 con el fin de no aumentar la temperatura global más de 1,5 grados respecto a la era preindustrial.

También defiende la rehabilitación energética del parque completo de edificios y viviendas a más tardar en 2035 para la mejora de la eficiencia energética y la calidad de vida de las personas que los usan. Para ello, se necesita promover el aislamiento, la electrificación y la instalación de energías renovables, incluyendo para la calefacción y refrigeración de los hogares. Además, se ha de asegurar que todo el mundo pueda tener acceso a estas mejoras y políticas públicas dirigidas a los hogares más vulnerables y en peor estado.

Quizás también te interese:  Repsol y Telefónica lanzan Solar360 para desarrollar su negocio de autoconsumo fotovoltaico

Para que la UE sea «realmente creíble» como actor que promueve la lucha contra el cambio climático, Greenpeace demanda que abandone la postura de reducción gradual del uso de los combustibles fósiles y en su lugar proponga su abandono total para evitar las olas de calor y sus muertes asociadas. Además, las conclusiones de la próxima Cumbre del Clima en Dubái (conocida como COP28) deben evitar introducir «peligrosas distracciones» como la energía nuclear entre las soluciones para la descarbonización.

En este sentido, indica que la UE debe defender tres iniciativas importantes en la COP28: eliminación de los combustibles fósiles, hacer que quienes contaminan paguen por las pérdidas y daños que han provocado a los países más vulnerables, y cerrar las brechas de reducción de emisiones y de financiación climática.

Sobre la reforma del mercado eléctrico, Greenpeace apunta que debe incentivar la transición a la energía limpia al tiempo que permite a las personas acceder a electricidad limpia y accesible, y no puede incluir ningún tipo de apoyo a la electricidad producida por cualquier combustible fósil o nucleares, pero sí garantizar la prohibición de las desconexiones a los hogares vulnerables; la obligación de las eléctricas (distribuidoras) de colaborar en el despliegue del autoconsumo individual, colectivo y de proximidad; limitar los mecanismos de mercado para la flexibilidad a soluciones que no dependen de combustibles fósiles ni de la nuclear, y reducir el poder de las eléctricas sobre los mercados para evitar manipulaciones y distorsiones.