27 de octubre de 2021

IAA de Múnich: importantes novedades y grandes ausencias

Thomas Geiger (dpa) – Del 7 al 12 de septiembre, todos los ojos del sector del automóvil estarán puestos en la ciudad alemana de Múnich. Este año, la capital bávara debuta como nueva sede del salón automovilístico de referencia alemán, hasta la fecha celebrado en la ciudad de Fráncfort.

La feria, rebautizada como IAA Mobility, deja de ser un salón de automóviles convencional y se convierte en una plataforma dedicada a la movilidad.

El formato logístico también es nuevo: la IAA ya no se celebrará en un recinto ferial, sino que estará repartida por toda la ciudad. Para los aficionados a los coches y los compradores de vehículos nuevos, el salón seguirá siendo principalmente una plataforma de estreno en la que los expositores presentan las novedades más importantes de los próximos meses.

Como cabía esperar, los nuevos modelos serán principalmente eléctricos. Si se suman los anuncios oficiales de los fabricantes y las indiscreciones habituales del sector, probablemente habrá en Múnich más de una docena de nuevos vehículos eléctricos compitiendo por el favor de los clientes.

La bávara BMW anunció que aprovechará las ventajas de local para presentar el i4, de diseño más convencional, y el futurista iX, ambos concebidos para competir con la oferta de Tesla.

Mercedes-Benz expondrá, por primera vez ante numeroso público, el buque insignia eléctrico EQS y el compacto EQB. Además, el fabricante presenta el EQE, una alternativa eléctrica a la Clase E, y ofrece un avance del primer SUV basado sobre la misma plataforma eléctrica, que al mismo tiempo será el primer vehículo eléctrico de la submarca de coches de lujo Mercedes-Maybach.

Además del ya oficialmente anunciado ID5 GTX en versión SUV coupé eléctrico para la clase media, se espera que Volkswagen presente un estudio de un nuevo coche eléctrico más económico, con el que la empresa de Baja Sajonia quiere impulsar una movilidad eléctrica asequible para todos los automovilistas.

Hyundai y Kia presentarán el Ioniq 5 y el EV6, técnicamente muy relacionados, pero visualmente muy diferentes. Ambos vehículos se basan en la primera plataforma exclusivamente eléctrica de los coreanos.

Renault también está preparando una arquitectura similar, y aprovechará la feria de Múnich como escenario para el estreno del Megane EVision, con el que el sistema modular eléctrico debutará el próximo año en la producción en serie.

Los estudios también están a la orden del día en Seat y Audi. Los españoles alimentan las especulaciones sobre un pequeño pero deportivo modelo eléctrico de su filial Cupra, mientras que la alemana Audi promete un segundo retoño de la serie Sphere: tras el lanzamiento del lujoso biplaza deportivo Skysphere, el Grandsphere pretende mostrar cómo el interior de un modelo cerrado de gama alta se convierte en un espacio de entretenimiento y diversión.

El estudio para el próximo smart probablemente no será menos emocionante. «Porque hemos reinventado la marca», asevera el director de Diseño de Mercedes, Gorden Wagener, refiriéndose al prototipo de un SUV eléctrico desarrollado en cooperación con el fabricante chino Geely. El modelo tendrá mayores dimensiones y se dirigirá a la clase compacta.

Una empresa suiza quiere llenar el vacío dejado por el pequeño smart, y lo hace con el Microlino. Con el diminuto modelo, la firma pretende marcar el regreso del legendario Isetta en forma de microcoche eléctrico. Algunas cifras clave sobre el minimalista: solo 2,50 metros de largo y 1,50 de ancho, una velocidad máxima de 90 km/h y una autonomía de hasta 200 kilómetros.

Además de todos los modelos eléctricos, en Múnich habrá también algunos coches convencionales. BMW, por ejemplo, presenta un nuevo Serie 2 Coupé con tracción trasera. Porsche cierra la brecha entre los modelos de entrada y los turbos con el 911 GTS.

Volkswagen también estrena dos nuevos modelos con motor de combustión: el pequeño coupé Taigo y una nueva edición de la emblemática furgoneta Multivan, ahora más que nunca con características similares a las de un turismo.

Por este motivo, la alemana Volkswagen utiliza por primera vez las tecnologías de su Plataforma Modular Transversal MQB. Esto significa más espacio en el interior, más conectividad y más sistemas de asistencia, así como una toma de corriente bajo la tapa del depósito. De esta manera, el fabricante presenta su icónico «Bulli» por primera vez con opción híbrido enchufable.

La asociación alemana del sector automotor (VDA, por sus siglas en alemán) espera que el nuevo concepto y la nueva ubicación modernicen la feria y contribuyan a conservarla. Así y todo, no todos los fabricantes están de acuerdo con el nuevo formato.

No solo marcas nobles y de nicho, como Ferrari y Maserati, se mantienen al margen de la feria este año, sino también expositores que siempre habían estado presentes en las ediciones de Fráncfort, entre ellos Toyota, Peugeot y Fiat. La alemana Opel también estará ausente.

Las cancelaciones no se deben a la falta de nuevos productos. La lista de estrenos en lo que queda del año es larga, incluso entre los reacios a la IAA. El grupo automovilístico internacional Stellantis podría haber presentado, por ejemplo, un nuevo Opel Astra, el Peugeot 308 y el DS4.

Toyota lanzará su SUV compacto Yaris Cross. Nissan quiere atraer clientes con su nuevo Ariya eléctrico. En cuanto a Ferrari, el mundo entero está a la espera el estreno del primer SUV del fabricante con sede en Maranello.

Al parecer, estas empresas han comenzado a replantearse la situación en vista de la disminución de la afluencia de público a la IAA en los últimos años y tras la experiencia de los estrenos digitales durante la pandemia.

«¿Por qué tendríamos que compartir la atención con muchas otras marcas en Múnich?», enfatiza el presidente saliente de Opel, Michael Lohscheller, que ha decidido desvelar el nuevo Astra de la marca en su sede central de Rüsselsheim, en las cercanías de Fráncfort.