7 de octubre de 2022

La segunda revolución de los vehículos de ocasión

Los tiempos de espera en los concesionarios están abocando a muchos compradores a decidirse por buscar vehículos de segunda mano perfectos para poder darles un buen uso a lo largo de los años.

La ventaja de optar por esta solución pasa por poder ver el vehículo que se conducirá, sin más florituras que las necesarias para conocer a fondo su mecánica y dar buena respuesta a las necesidades del momento.

«Estamos en un momento decisivo para el definitivo despegue y confianz, de los coches de segunda mano que están avalados por empresas con trayectoria y profesionalidad. La falta de componentes, la dificultad de conseguir ciertos productos para la fabricación de nuevos vehículos y el resto de problemas de la cadena de suministro ha abierto las puertas a una opción muy valorada ya entre el público» explican desde GoMotor, una empresa de coches de ocasión en Tarragona.

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de elegir uno de los vehículos?

Para empezar, es necesario tener claro qué clase de vehículo cumple con las necesidades reales. En este caso, por norma general en este tipo de compañías no solo disponen de berlinas sino también de suv, de todoterrenos, de monovolúmenes o cabrios entre otros.

Entre los vehículos más vendidos en los últimos años se encuentran modelos como el Volkswagen Tiguan, el Ford F Series y, a la cabeza, el Toyota Corolla. Sin duda, teniendo en cuenta las distintas opciones internacionales, son vehículos que responden a distintos tipos de perfiles de conductor y necesidades.

En España, por ejemplo, son los monovolúmenes y los suv los que mejor aceptación están teniendo entre las familias frente a cabrios para los más jóvenes.

En segundo lugar, es necesario contar con una empresa que respalde y garantice que la mecánica y electrónica está en perfectas condiciones. La ventaja de este tipo de servicio pasa por el hecho de las revisiones intensivas que hacen a los vehículos antes de volver a ponerlos en circulación, lo que permite a los compradores hacerlo con total tranquilidad de que el coche responderá a sus expectativas.

También es necesario echar un vistazo al kilometraje teniendo en cuenta el uso que se le va a dar. Cuando son vehículos que completarán pocos kilómetros al año, quizá no importe tanto como si fuera al contrario.

Sin duda, una ventaja añadida pasa por ser parte de la nueva tendencia de la economía circular, otra razón más para apostar por este tipo de solución.