7 de octubre de 2022

¿Qué revisar a tu coche antes de salir a carretera?

El vehículo sigue siendo el medio de transporte favorito para los españoles cuando se trata de viajes de media distancia. Pese a que hubo un momento en el que los vuelos low cost podían competir con esta opción, lo cierto es que cualquier trayecto dentro de la península o incluso a Francia o Portugal sigue haciéndose en vehículo privado de forma mayoritaria.

Estos desplazamientos por las carreteras de la red española y de los países vecinos tienen la posibilidad de permitir disfrutar de paisajes y, también, de descubrir nuevos enclaves.

Pero para que todo vaya, nunca mejor dicho, sobre ruedas, es necesario ser cauto y hacer una revisión profesional al coche antes de ponerse a hacer kilómetros para evitar, sobre todo, cualquier incidencia que pudiera haberse evitado.

¿Qué es necesario revisar?

  1. Presión neumáticos: es clave saber que la presión de los neumáticos está perfecta antes de comenzar. Este gesto, hecho un par de veces con diferencia de días, puede detectar si hay una pequeña fuga por culpa de un pinchazo antes de salir de viaje. Además, dependiendo del peso que vaya a llevarse o del tipo de trayectos que vayan a realizarse, habría que revisar qué recomienda cada constructor. En este mismo apartado podríamos incluir también el paralelo para asegurar que las ruedas tienen la alineación correcta, evitando un desgaste añadido en alguna o incluso haciendo que las trayectorias no sean correctas.
  2. Luces: ¿no hay ninguna bombilla fundida? ¡Perfecto! Así, aparte de multa, el resto de vehículos podrá visualizar en carretera de forma correcta la trayectoria. También sería recomendable regular los faros dependiendo del peso que se lleve para evitar la incomodidad de deslumbrar a los vehículos con los que se cruzará en carretera.
  3. Niveles de aceite: conocer el estado del aceite de transmisión automática es uno de los primeros gestos que hará cualquier mecánico profesional para saber si es necesario hacer un cambio – revisará cuándo se hizo el último y los kilómetros transitados desde entonces – o rellenarlo. Los filtros también serán revisados para ver si siguen haciendo su función.
  4. Revisión de filtros: no se trata solo de revisar el filtro de aceite o de aire, que también y donde se nota, sobre todo en el segundo caso, una diferencia abismal en el habitáculo sino también de echar un ojo al filtro de transmisión automática para evitar pérdidas de potencia o incluso los sobrecalentamientos.
  5. Uno de los puntos más importantes será la revisión de los frenos para ver que las pastillas siguen funcionando como deben. Este es uno de los chequeos más importantes porque, muchas veces, la seguridad depende de la capacidad de frenada rápida que tiene el coche.
  6. Aunque sea época más seca, conocer a fondo cómo están las escobillas del limpiaparabrisas es una buena opción. Si de repente se desata una tormenta es necesario que sean capaces de limpiar el cristal de forma correcta para dar la máxima visibilidad al conductor. También sería interesante ver si hay agua suficiente y con detergente específico por si fuera necesario activarlo para limpiar las lunas.

En realidad, todo este listado suele ser el que se hace en cualquier revisión rutinaria de vehículo en los talleres mecánicos, una garantía de profesionalidad que permite que los conductores salgan a carretera confiados de que el coche responderá a sus necesidades.