16 de agosto de 2022

Un coche sobrecargado o con objetos mal colocados aumenta el riesgo de siniestro

– Según la Fundación Mapfre

MADRID, 09 (SERVIMEDIA)

Un vehículo que circula sobrecargado o con la carga distribuida de forma incorrecta tiene más posibilidades de sufrir un siniestro y la colocación de los objetos en su interior puede aumentar el riesgo de lesiones de sus ocupantes en caso de colisión.

La Fundación Mapfre hace estas consideraciones con motivo del incremento de desplazamientos en verano coincidiendo con las vacaciones estivales, puesto que la Dirección General de Tráfico (DGT) prevé 93 millones de viajes por carretera en julio y agosto.

Según la Fundación Mapfre, sobrecargar un vehículo pone en riesgo la seguridad de los ocupantes e influye negativamente en el comportamiento dinámico del coche al hacer que éste sea un 11,4% más lento y torpe.

Además, la agilidad y estabilidad en distintas maniobras empeoran hasta en un 11,4%, y la frenada sobre una pista deslizante se alarga hasta un 17,1%, lo que significa que «en una situación de emergencia se produciría una colisión segura», apunta la Fundación Mapfre.

Además, si la frenada de un coche a plena carga se produce en una curva, la distancia de frenado se incrementará hasta un 21%, de manera que el vehículo tendría más posibilidades de perder el control y sufrir un accidente.

Dentro del habitáculo reservado a los viajeros no se debe colocar ningún objeto, ya que, además de incomodar a los ocupantes, puede resultar muy peligroso en caso de frenazo o accidente.

Tampoco conviene depositar objetos en la bandeja trasera, ya que reducen el campo de visión del conductor y ante una colisión se convierten en «auténticos proyectiles, incluso mortales», según la Fundación Mapfre.

En un choque del vehículo contra un objeto rígido (árbol, farola o muro) se produce una elevada deceleración en el interior del habitáculo, lo que indica que el peso de cualquier objeto que no esté bien sujeto se multiplica en función de la velocidad a la que se conduce. Tal es el caso de un paraguas de apenas 400 gramos, que, depositado en la bandeja trasera del vehículo, puede golpear al conductor con una fuerza de más 22 kilos en caso de un choque frontal contra un poste a 60 km/h.

MÁS CONSEJOS

Por otro lado, la Fundación Mapfre subraya que el equipaje tiene que ir siempre dentro del maletero y es aconsejable colocar debajo del todo las maletas más pesadas para dejar la parte superior a las bolsas que puedan necesitarse durante el viaje, como el bolso, la nevera con la comida, ropa, herramientas, etc.

«Toda la carga debe estar perfectamente ordenada y rodeada con una red protectora anclada al suelo del maletero con el fin de que no dificulte los movimientos y la visibilidad del conductor, ni comprometa la estabilidad al cambiar el centro de gravedad del vehículo, que debe mantenerse lo más bajo posible. De esta forma, en caso de producirse una maniobra brusca o un accidente, limitaremos el desplazamiento de la carga y la posible irrupción de la misma en el habitáculo, que siempre debe estar totalmente despejado», apunta la Fundación Mapfre.

En caso de que el maletero no sea suficiente para guardar todas las maletas, se puede recurrir a un portaequipajes de techo, un accesorio que no es apto para cargas muy pesadas y que admite muy bien los objetos ligeros de gran volumen, como tablas de surf, bicicletas y sillas infantiles, entre otros.

En el caso de emplearse una baca, antes de emprender la marcha conviene cerciorarse de que todo haya quedado bien sujeto, aprovechando incluso cada parada durante el viaje para comprobar la sujeción de los objetos transportados.