27 de octubre de 2021

Hora de pasar la ITV: cuáles serán las claves

Tras la nueva normativa aprobada el año pasado, son muchos los vehículos que han tenido que ir, durante los últimos meses, pasando la revisión obligatoria en alguna de las estaciones de ITV de nuestro país.

Aunque para muchos suele ser un engorro, nada como la actitud para hacer de este trámite algo que tampoco conlleve más estrés.

En primer lugar, es imprescindible pasar por un taller para hacer una pequeña revisión que compruebe que los parámetros que exigirán en cualquier ITV los pasa sin problema.

4 puntos claves para aprobar la ITV

1. Frenos: uno de las pruebas a las que someten a los vehículos en su revisión es comprobar la frenada del vehículo. Para ello, el coche se examina en unos rodillos que comprueban que la frenada es equilibrada en las ruedas de un mismo eje. Eso garantiza que, en caso de necesitar una frenada de emergencia, todo estará listo para evitar cualquier colisión. Aunque para muchos es un engorro, asegurar que el vehículo será capaz de frenar de forma eficaz es una garantía de seguridad.

2. Elementos de señalización: en este apartado se podrían incluir luces y claxon. Todas deben funcionar adecuadamente tanto en intensidad como en color y, en el caso de los faros, además el reglaje en altura, de forma que no deslumbre al resto de coches que circulen ni alumbre al suelo sin aportar la visibilidad adecuada.

3. Escape y comprobación de gases: las emisiones están más que reguladas y deben mantenerse dentro del intervalo legal para poder pasar este apartado de la revisión. Desde hace unos años, y más aún desde que con la nueva legislación se equipara a la Directiva Europea de ITV, es uno de los aspectos más importantes de las pruebas a las que se someten los vehículos cuando llega el momento de aprovechar ofertas itv madrid para poder circular durante un año más (cuando ya tiene 10 años en el caso de un coche normal, menor en el caso de un vehículo industrial).

4. Sistemas de suspensión y dirección: se trata de que no haya holguras en rótulas o silemblocks ni guardapolvos de transmisión o dirección rotos. De existir, podría producir una rotura que pondría en peligro la seguridad del usuario.

En realidad este tipo de certificación – ya a nivel europeo – garantiza que los vehículos que circulan por las carreteras cumplen con una serie de requisitos de seguridad que no pondrían en peligro al resto de usuarios. Por ello es tan importante y cada vez más exigente.