17 de septiembre de 2021

La importancia de un taller de motos de confianza en Madrid para la primera revisión de tu moto

Madrid se está convirtiendo en un quebradero de cabeza para el tráfico. Desde la puesta en marcha de Madrid Central y los distintivos medioambientales, cada vez es más práctico disponer de vehículos como las motos para poder moverse por el entramado urbano de la capital.

Y las consecuencias de esta complejidad al volante se traducen en un incremento de venta en el sector de las motos, que en marzo ya anunciaron un incremento de hasta el 33% de las que, la mitad, corresponden a modelos llamados scooter.

Con esto, es fácil que dispongan de distintivo medioambiental, obligatorio ya desde finales de este mes de abril en cualquier vehículo. Sí, las motos también lo necesitan para adentrarse en Madrid Central. De hecho, solo las que lo lleven podrán acceder al anillo marcado por las calles más céntricas, sin restricciones con distintivo 0 o Eco y en un horario preestablecido para las B y C, que podrán acceder de 7 de la mañana a 10 de la noche.

Quienes han tomado la decisión de pasarse a las dos ruedas, deben entonces comenzar a planificar el mantenimiento correcto, por profesionales, de su nuevo medio de transporte. Encontrar un taller de motos en Madrid no es tan difícil como parece.

A los 1000 kilómetros se recomienda pasar la primera revisión. Por ejemplo, dependiendo de la marca, se puede acceder a un taller oficial Yamaha madrid y asegurarse de que la seguridad y las piezas estén como deben para evitar accidentes. El cambio de aceite, el estado de los neumáticos, el refrigerante o incluso los filtros son imprescindibles para optimizar al máximo su uso y consumo. Acudir a este tipo de establecimientos oficiales, además, garantiza la durabilidad de las garantías de fabricante, lo que es un punto a favor de apostar por la búsqueda de este tipo de servicios, regentados y trabajados por profesionales con experiencia más que avalada.

El rodaje que ha llevado la moto es imprescindible analizarlo y pararse en esta primera revisión para asegurar que, entre otras, la tornillería no ha cedido poniendo en riesgo el motor o piezas importantes del vehículo.

Según explican desde un taller de motos en bernabeu, las virutas metálicas que pueden haberse creado en ese primer rodaje deben ser limpiadas si no se quiere dañar el propio motor. Hay que tener en cuenta que, desde que salen de fábrica, ya depende del seguro o de las revisiones y talleres que el funcionamiento de la máquina sea el adecuado. En ciudad, además, con los frenazos y acelerones, necesitan de un mantenimiento periódico que garantice que los frenos, luces, intermitentes y prestaciones no se ven resentidas.