9 de diciembre de 2022

Mapfre participa en un proyecto de la Comisión Europea para reciclar baterías de vehículos eléctricos

MADRID, 27 (SERVIMEDIA)

Cesvimap, el Laboratorio de Movilidad de Mapfre, participa en el programa ‘Horizon Europe’ a través del proyecto ‘Batraw’, que tiene el objetivo de reciclar baterías recuperadas de vehículos eléctricos.

Según informó Mapfre este miércoles, el proyecto de reciclaje de baterías, financiado con 10 millones de euros, busca aprovechar los materiales de las baterías y reducir así la huella de carbono asociada a la electromovilidad. Otros 17 socios relevantes, de siete países diferentes, conforman este proyecto.

CESVIrecambios, el centro de Mapfre autorizado para el tratamiento de vehículos fuera de uso, proveerá al grupo de trabajo con baterías procedentes de vehículos eléctricos dados de baja y con la tecnología que ha desarrollado para el desmontaje, reparación y sustitución de baterías.

Se encargará de desarrollar métodos optimizados para el desmontaje de las baterías, aportando ideas para su diseño, reutilización y reciclado.

El proyecto ‘Batraw’, de cuatro años, está alineado con los objetivos de la propuesta de reglamento europeo sobre baterías y residuos de baterías. Este reglamento, ahora en discusión, exigiría que todas las baterías comercializadas en el mercado de la UE, incluidas las de vehículos eléctricos e híbridos, sean gestionadas de forma sostenible al final de su vida útil y servir como fuente de materias primas secundarias para sectores como automoción y energías renovables y tecnologías bajas en carbono.

El proyecto ‘Batraw’ incluye dos pruebas piloto con baterías de vehículos eléctricos para recuperar todos los metales y materiales que contienen (cobalto, níquel, manganeso, litio, grafito, aluminio y cobre).

La información clave capturada durante el proyecto se pondrá a disposición de todas las partes interesadas a través de un pasaporte de batería digital.

El proyecto, que arrancó el pasado 1 de mayo con la primera reunión del consorcio, incluye una primera fase de desarrollo de pautas de ecodiseño que favorezcan la reparación y desmontaje de baterías, así como buenas prácticas para la manipulación y transporte seguro de estos residuos.

El proyecto también creará una batería prototipo a partir de las materias primas recuperadas y un pasaporte digital de batería con la información clave a lo largo de su ciclo de vida.

En una fase final, los socios analizarán la viabilidad de un plan empresarial para la explotación en toda la UE de estos nuevos procesos de desmontaje y reciclado de baterías.

El proyecto tiene un presupuesto total de 13,2 millones de euros de los que 10,2 millones son financiados por la Comisión Europea en el programa marco ‘Horizon Europe’.