25 de julio de 2024

Pedro Sánchez analiza la situación de la industria de automoción con los presidentes de Volkswagen y Seat

MADRID, 07 (SERVIMEDIA)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, recibió esta tarde en el Palacio de La Moncloa al presidente ejecutivo de Volkswagen, Oliver Blume, y al presidente de SEAT y de la patronal de automoción Anfac, Wayne Griffiths.

En la reunión, a la que asistió también la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, se analizó la situación de la industria de automoción y las últimas novedades del Perte del coche eléctrico (Perte-VEC), cuya segunda convocatoria ha aceptado el Gobierno alargar hasta 2028 tras la petición que le han hecho los fabricantes.

Moncloa señala en un comunicado que «la electrificación de la industria del automóvil, un sector clave para España, es una de las grandes apuestas del Gobierno y se ha reflejado en el apoyo público desplegado».

«El Ejecutivo está firmemente comprometido con este ámbito estratégico para la economía española, como muestra la preparación de la segunda convocatoria del Perte del Vehículo Eléctrico y Conectado, así como la reciente ampliación del programa Moves III en 400 millones de euros», añade la nota.

El Gobierno dice que tiene como objetivo convertir a España en uno de los países punteros en el desarrollo de la cadena de valor del vehículo de cero emisiones, avanzando en la transformación de una industria clave, la descarbonización de la economía y la creación de empleo de calidad.

Los directivos de la multinacional alemana resaltaron en su encuentro con Sánchez las oportunidades que presentan los fondos europeos para el sector. Volkswagen, junto a una cincuentena de socios, prevé invertir 10.000 millones de euros y asegurar y crear 145.000 puestos de trabajo, a través del proyecto Future: Fast Forward.

Quizás también te interese:  Las ventas de motos suben en España y caen en Europa

Se calcula que este programa, que incluye la electrificación de las fábricas de Martorell y Pamplona y la construcción de la gigafactoría de baterías de Sagunto, tendrá un impacto de más de 21.000 millones de euros para la economía nacional y reducirá las emisiones de CO2 en dos millones de toneladas.