20 de junio de 2024

Uno de cada cuatro conductores bebe alcohol al salir o volver de vacaciones en verano

– Según la Fundación Línea Directa

– El periodo estival es el más peligroso del año, con cinco muertos al día de media en la última década

MADRID, 11 (SERVIMEDIA)

Un 23% de los conductores españoles confiesa que bebe cerveza e incluso combinados de alcohol durante los viajes de salida y retorno del verano, y un 25% reconoce comer copiosamente durante esos trayectos, lo que puede favorecer la somnolencia y la pesadez al volante.

Esa es una de las conclusiones del estudio ‘Ir y volver. Radiografía de los accidentes de tráfico en los desplazamientos de verano en España (2012-2021)’, elaborado por la Fundación Línea Directa y presentado este martes en una rueda de prensa telemática por su directora general, Mar Garre.

El estudio se basa en datos de la Dirección General de Tráfico (DGT) y una encuesta realizada el pasado mes de junio por la consultora MDK a 1.700 conductores.

Además del alcohol y la comida, la encuesta indica que el 56% de los conductores señala que no planifica convenientemente las rutas en verano, el 54% confiesa superar los límites de velocidad; el 61% no sigue las recomendaciones de la DGT en cuanto a descansos, puesto que conducen más de 200 kilómetros sin parar y más de la mitad no se turna con otros conductores, y el 82% desconoce cómo colocar correctamente la carga en el vehículo.

Un 29% de los conductores encuestados asegura que se distrae en sus viajes veraniegos por carretera, sobre todo por el cansancio (44%).

ÉPOCA PELIGROSA

Por otro lado, los datos de la DGT indican que el verano es la época más peligrosa del año para conducir, con cinco fallecidos diarios de media en la última década y una tasa de mortalidad un 20,5% más alta que en periodos no vacacionales (es decir, salvo Semana Santa, el puente de diciembre y Navidad).

Quizás también te interese:  El Ejército gastará más de 40 millones de euros en los vehículos BMR y Aníbal a la espera de sustitutos

En el decenio entre 2012 y 2021 se produjeron cerca de 165.000 siniestros viales en desplazamientos largos por carretera, en los que perdieron la vida más de 3.300 personas y otras 234.000 resultaron lesionadas.

El siniestro tipo en verano es el de una salida de vía en carretera convencional, cerca del destino y con un joven de 18 a 29 años al volante.

Además, la época veraniega es la más peligrosa en carretera, con 5,24 fallecidos al día, por delante del puente de diciembre (4,92), Navidad (4,60) y Semana Santa y periodos no vacacionales (4,35 en ambos casos).

El tramo con más víctimas mortales en verano entre 2012 y 2021 está entre los puntos kilométricos 320 y 334 de la AP-7, en Tarragona, con cuatro siniestros letales, 18 fallecidos y 52 heridos (debido sobre todo a un accidente por el choque de un autobús contra un vehículo en 2016, en el que murieron 13 personas), por delante de los kilómetros 254 a 278 de la N-I, en Burgos, y los kilómetros 6 a 9 de la C-63 en Girona.

Por comunidades autónomas, Cataluña, Andalucía, Castilla y León, y Comunidad Valenciana registran el mayor número de tramos críticos durante las vacaciones, al contrario que Extremadura, Navarra y Murcia, que resultan ser las que tienen menos.