21 de junio de 2024

Bruselas propone obtener el carné de conducir coches y camiones a los 17 años

– Con conducción acompañada hasta los 18 años, cuando se podrá trabajar como conductor profesional

– Quiere lanzar en la UE el primer permiso de conducción digital del mundo

MADRID, 01 (SERVIMEDIA)

La Comisión Europea presentó este miércoles algunas propuestas para modernizar las normas sobre los permisos de conducción, entre ellas que los jóvenes de 17 años puedan obtener el carné de conducir tanto coches como camiones, aunque tendrán que hacerlo de forma acompañada hasta que cumplan la mayoría de edad, que es cuando podrán circular solos.

Además, el Ejecutivo comunitario, con sede en Bruselas (Bélgica), pretende introducir un permiso de conducción digital válido en toda la UE y nuevas disposiciones para facilitar la aplicación de las normas de tráfico a través de las fronteras. Sus propuestas serán examinadas por el Parlamento Europeo y el Consejo Europeo.

Más de 20.000 personas perdieron la vida en las carreteras de la UE el año pasado y la mayoría de las víctimas fueron peatones, ciclistas, motoristas y usuarios de patinetes eléctricos.

Según la Comisión Europea, las nuevas normas mejorarán la seguridad de todos los usuarios de las vías públicas y ayudarán a la UE a reducir a cero las muertes en las carreteras de la UE en 2050 y prepararán mejor a los conductores para los vehículos de cero emisiones y para la conducción por vías urbanas, junto a más bicicletas y otros vehículos de dos ruedas y con muchos peatones alrededor.

Además, permitirán a los conductores jóvenes adquirir experiencia gracias a un sistema de conducción acompañada: desde los 17 años, podrán aprender a conducir y obtener un permiso, pero manejarán coches e incluso camiones con acompañante hasta que cumplan la mayoría de edad, con el fin de que adquieran experiencia al volante.

Así, quienes aprueben a los 17 años podrán conducir sin acompañante desde el día en que cumplan los 18 años, así como trabajar como conductores profesionales tan pronto como encuentren un trabajo específico, lo que ayudará a hacer frente a la actual escasez de conductores.

Un objetivo clave de las nuevas normas será la mejora de la seguridad vial, con medidas como un periodo de prueba de al menos dos años para los conductores principiantes tras superar la prueba y tolerancia cero para la conducción en estado de embriaguez. Aunque los jóvenes solo representan un 8% de los conductores de automóviles, dos de cada cinco colisiones mortales implican a conductores menores de 30 años.

Además, Bruselas propone adaptar la formación y las pruebas de conducción con el fin de preparar mejor a los conductores para la presencia de usuarios vulnerables en la carretera, lo cual contribuirá a mejorar la seguridad de peatones, ciclistas y usuarios de patinetes eléctricos y bicicletas eléctricas.

También pretende una evaluación más específica de la aptitud médica, teniendo en cuenta los avances en el tratamiento médico de enfermedades como la diabetes. También se animará a los conductores a actualizar sus capacidades de conducción y sus conocimientos para adaptarse a los avances tecnológicos.

CARNÉ DIGITAL

Para simplificar el reconocimiento de los permisos de conducción entre los Estados miembro, la Comisión propone introducir un permiso de conducción digital, que será el primero del mundo. Entonces, un carné de conducir será mucho más fácil sustituir, renovar o canjear, ya que todos los trámites se harán en línea. Ello facilitará también que los ciudadanos de terceros países con normas de seguridad vial comparables canjeen su permiso de conducción por uno de la UE.

Quizás también te interese:  El tráfico de mercancías cayó un 5,5% en enero mientras que el de pasajeros se elevó un 66%

Las normas actualizadas para los exámenes de obtención del carné tendrán en cuenta la transición hacia vehículos de cero emisiones. Por ejemplo, evaluarán los conocimientos y las capacidades relacionados con los sistemas avanzados de asistencia a la conducción y otras tecnologías automatizadas.

También se enseñará a los conductores principiantes la influencia de su estilo de conducción en las emisiones, por ejemplo, el momento en que cambian de marcha.

Además, la masa permitida de los vehículos de la categoría B se ajustará para adecuarla a los vehículos impulsados por combustibles alternativos, ya que los vehículos de cero emisiones con baterías pueden pesar más.

APLICACIÓN TRANSFRONTERIZA

Las actuales normas de la UE sobre la aplicación transfronteriza han contribuido a garantizar que los infractores no residentes no permanezcan en el anonimato. No obstante, un 40% de las infracciones entre países se cometieron impunemente en 2019, bien porque no se identificó al infractor o porque no se ejecutó el pago.

Las propuestas de la Comisión Europea abordan este problema permitiendo a las autoridades de control acceder a los registros nacionales de permisos de conducción. Bruselas también propone reforzar el papel de los puntos de contacto nacionales establecidos para que puedan cooperar mejor con las autoridades que participan en la investigación de las infracciones. Con ello se solucionarán las deficiencias actuales en la cooperación entre los Estados miembro al investigar esas infracciones.

Además, la legislación vigente cubre algunas de las infracciones más frecuentes y flagrantes, como el exceso de velocidad y la conducción en estado de embriaguez. La Comisión propone ampliar el ámbito de aplicación a infracciones de tráfico como no mantener una distancia suficiente con el vehículo precedente, realizar un adelantamiento peligroso, hacer un aparcamiento peligroso, franquear una o varias líneas blancas continuas, circular en sentido contrario, no respetar las normas sobre el uso de carriles de emergencia y utilizar un vehículo sobrecargado.

FIN A LA IMPUNIDAD

Para evitar la impunidad de los infractores de tráfico, se establecerá un nuevo sistema que permitirá la privación del derecho de conducir a escala de la UE cuando un Estado miembro decida inhabilitar a un conductor por una infracción cometida en su territorio.

Con arreglo a las normas actuales, cuando una infracción grave da lugar a la privación del derecho de conducir no puede aplicarse en toda la UE si el conductor la ha cometido en un país distinto del que expidió su permiso de conducción.

La propuesta de la Comisión Europea abarca infracciones graves de tráfico, como el exceso de velocidad, la conducción en estado de embriaguez o bajo los efectos de drogas, y cualquiera que dé como resultado de muerte o lesiones corporales graves.