28 de marzo de 2023

Lobato dice «estar en contra» de todo tipo de corrupción y conductas indeseadas y «más aún» si lo hace alguien de su partido

MADRID, 02 (SERVIMEDIA)

El portavoz del PSOE en la Comunidad de Madrid, Juan Lobato, dijo este jueves «estar en contra» de todo tipo de corrupción y conductas indeseadas y «más en contra aún» si lo hace alguien de su partido, en referencia al ‘caso Mediador’.

Así lo expresó durante la sesión plenaria en la Asamblea de Madrid, al inicio de una intervención en la que la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, aseguró haber recibido críticas del exdiputado socialista Juan Bernardo Fuentes, conocido como ‘Tito Berni’, cuando «él era el más beneficiado» de que la Comunidad de Madrid mantuviera abiertos los locales de ocio durante la pandemia.

Ayuso afirmó que ‘Tito Berni’ decía que se producían «más contagios fuera de los hogares que dentro», a lo que la presidenta regional aseveró que «lo debía decir por experiencia, seguro». En ese sentido, denunció que el exdiputado socialista criticara al Ejecutivo madrileño sus medidas durante la covid-19 «cuando resulta que el más beneficiado era él en sus relaciones sociales», y «ya le digo que sin mascarilla», sentenció la presidenta.

«Dígame si hay algún diputado en el Congreso elegido por Madrid que participó en las fiestas de ‘Tito Berni’, exigió Ayuso a Lobato, sin respuesta por parte del portavoz. La mandataria autonómica detalló que si el PSOE es el partido que está «en contra de la explotación sexual femenina», ella no quiere «pensar en los resultados», al tiempo que manifestó que el ‘caso Mediador’ «ha destrozado el final de la legislatura de Sánchez».

FERROVIAL

Por su parte, Lobato pidió a la presidenta que «piense y cuente hasta diez» antes de «aplaudir la falta de patriotismo» de una empresa que «decide irse de Madrid con lo que le debe a la Comunidad de Madrid», dijo respecto al cambio de sede anunciado por Ferrovial de Madrid a Países Bajos.

Asimismo, acusó al Gobierno madrileño de apropiarse del mérito de que Microsoft se instale en España cuando es «algo que cerró el Gobierno de España».