7 de octubre de 2022

Investigan a 92 motoristas por pagar a un ciudadano armenio para asumir sus multas de tráfico

MADRID, 17 (SERVIMEDIA)

La Guardia Civil ha abierto una investigación a 92 motoristas por pagar a un ciudadano armenio para que asumiera sus multas de tráfico y retirada de puntos, a las que debían hacer frente tras haber sido denunciados por conducción temeraria o excesos de velocidad.

Según informó este miércoles el Instituto Armado, el ciudadano armenio, que vivía en un municipio valenciano, carecía de autorización para conducir motocicletas, tenía retirado el carnet y le figuraban -321 puntos.

Este acusado se publicitaba en Internet a través de páginas web de anuncios, en las que ofertaba la venta de puntos del permiso de conducción de 75 a 200 euros por punto, además del importe de la sanción por la infracción. La comunicación entre el comprador y el vendedor se realizaba a través de distintas redes sociales.

Hasta el momento se han imputado a 91 personas por su supuesta implicación en un delito de falsedad documental, con actuaciones en las comunidades de Madrid, Valencia, Aragón, Baleares, Canarias, Castilla y León, Murcia, Galicia, Cantabria, Navarra, País Vasco, Extremadura, Cataluña, La Rioja y Andalucía.

PRIMERA PISTA EN MALLORCA

La investigación se inició a mediados de 2021, cuando en la carretera de Mallorca Ma-1, durante un muestreo preventivo de alcoholemia, el conductor de una motocicleta hizo caso omiso a la señal de alto de un guardia civil de tráfico, obligando al agente a apartarse bruscamente para evitar ser arrollado.

La motocicleta continúo la marcha a gran velocidad, cometiendo una sucesión de infracciones graves durante la huida. Los guardias civiles anotaron la matrícula de la moto y cursaron varias denuncias a la Jefatura Provincial Tráfico por las infracciones observadas.

Guardias civiles del Grupo de Investigación y Análisis de Tráfico (GIAT) examinaron el expediente abierto por la Jefatura Provincial de Tráfico de Baleares, ya que habían presentado unas alegaciones contra la sanción impuesta al conductor de la moto. En las alegaciones, una persona de nacionalidad armenia asumía toda la responsabilidad de las infracciones, eximiendo de este modo al titular de la motocicleta.

Realizadas indagaciones, los agentes del GIAT pudieron comprobar que esta persona no disponía de permiso de conducción que le habilitara para la conducción de motocicletas y al mismo tiempo tenía una pérdida de vigencia del permiso de conducción, dimanante de la Jefatura de Tráfico de Valencia. Además, el ciudadano armenio no había estado en Mallorca en la fecha en que se cometió la infracción.

Las pesquisas permitieron descubrir que este ciudadano armenio aparecía como autor de numerosas infracciones graves cometidas la gran mayoría en territorio peninsular, dándose la circunstancia que todas ellas tenían la característica en común que conllevaban la pérdida de puntos del permiso. Los titulares de las motocicletas eran otra persona que, al notificarle la DGT la sanción, identificaba al ciudadano armenio como conductor en el momento de la infracción, para de ese modo quedar eximido de responsabilidad y evitar la detracción de puntos de su permiso de conducción.