9 de diciembre de 2022

La DGT informará a los conductores de obras en carretera gracias a nuevos conos conectados

MADRID, 24 (SERVIMEDIA)

La Dirección General de Tráfico (DGT) informará próximamente a los conductores de la existencia de obras en las carreteras gracias a unos nuevos conos conectados y geolocalizados, lo que mejorará la seguridad de los operarios de conservación y mantenimiento de las vías, y también de quienes circulen por ellas.

Esta iniciativa fue presentada este lunes a los periodistas en una autovía en la Comunidad de Madrid por el director general de Tráfico, Pere Navarro; la jefa de Demarcación de Carreteras del Estado en Madrid, Gloria Ramos, y el presidente de la Asociación de Empresas de Conservación y Explotación de Infraestructuras (ACEX), Pablo Sáez.

La presentación de los conos conectados coincidió con el inicio de la nueva campaña de vigilancia y control de la DGT centrada por primera vez en las obras en las vías interurbanas de circulación.

Esta campaña, que durará hasta el próximo domingo, pone el foco en el cumplimiento de las señales establecidas en los tramos de obras por parte de los conductores, de modo que ayude a reducir tanto los riesgos inherentes al factor humano como los excesos de velocidad en dichos tramos, los cambios de carril inadecuados o las distracciones.

Los nuevos conos están geolocalizados y desprenden destellos luminosos. Permitirán a las empresas su instalación y encendido al comenzar las obras, de modo que automáticamente se activará una incidencia de circulación en el Centro de Gestión de Tráfico de la DGT para cercano y esa información será compartida en tiempo real a través de la plataforma DGT 3.0, de modo que informará a los conductores de que hay obras en un tramo próximo.

De esta manera se aumenta, tanto la seguridad de los operarios que trabajan en la carretera en el peligroso momento de la colocación de estas señales, como la de los conductores que van a pasar por ese punto y que podrán recibir la información a través de los paneles de mensaje variable en carretera y en sus propios coches conectados.

«Supone más seguridad para los operarios de las empresas de conservación y mantenimiento que están en las carreteras, y más seguridad para los conductores, que mucho antes de llegar a la obra estarán avisados de que allí hay unos operarios trabajando», comentó Navarro.

«MEJORAR LA SEGURIDAD»

En 2017 murieron ocho trabajadores de esas empresas, cifra que se mantuvo en 2018. ACEX lanzó en 2019 la campaña ‘En la carretera no estás solo’, a la que se sumó la DGT, y contribuyó a que ese año se registraran tres muertes de operarios en las vías. En 2020 fallecieron cuatro, el año pasado dos y en lo que va de año se han registrado otras cuatro víctimas mortales.

«Nos preocupa a todos mejorar la seguridad», apuntó Navarro, quien indicó que cuatro empresas han desarrollado tecnológicamente los conos conectados.

Ramos indicó que la Dirección General de Carreteras tiene entre sus objetivos primordiales que los trabajadores en carretera «tengan una mayor seguridad» y añadió que trabaja para que la señalización de obras «sea cada vez más clara».

Por su parte, Sáez recalcó que ACEX animará a que proliferen los conos conectados en los contratos de conservación y mantenimiento de carreteras porque la mejora de seguridad será «impresionante» y su coste resulta «más que razonable».

SEÑALIZACIÓN DE OBRAS

Cada año se realizan en carretera más de 10.000 obras que generan más de 100.000 incidencias de gestión de tráfico, es decir, cortes de tráfico, estrechamiento de carriles, desvío, etc., que conviene que señalizar.

La señalización en los tramos de obras cumple una doble misión ya que, por un lado, ordena el tráfico adaptándolo a las nuevas circunstancias de la vía y, por otro, adapta la circulación a la presencia de operarios trabajando en la calzada para su mejor protección.

Dicha señalización tiene su peculiar clasificación, pues a la señalización de posición, en el entorno inmediato de la obra, se añaden las señales de preaviso que permitan a los usuarios anticipar su reacción y ofrecer un margen necesario para acomodar su conducción con suficiente anticipación.

La implantación y colocación de dichas señales es una de las labores más peligrosas para los operarios de carreteras, por cuanto constituye un elemento sorpresa para los conductores que no tienen preaviso.