7 de octubre de 2022

Las ventas de coches cayeron un 12% en abril

MADRID, 02 (SERVIMEDIA)

Las matriculaciones de turismos y todoterrenos registraron en abril un retroceso del 12,1% en comparación con el mismo mes de 2021, hasta las 69.111 unidades, según informaron este lunes las patronales del sector de automoción.

La asociación explicó en un comunicado que la crisis de los microchips, junto con la lenta recuperación económica, ahora acentuada por la incertidumbre derivada del contexto internacional, están siendo factores fundamentales para la evolución de la demanda de vehículos nuevos, que en los cuatro primeros meses acumula una caída del 11,8%, con 233.509 unidades.

El fuerte retroceso del canal de alquiladores, con una caída del 40,6%, es un factor significativo para determinar la lenta evolución del mercado. Por su parte, el canal de particulares y de empresas, aunque también retroceden sufren un descenso menos pronunciado. En el último mes, las ventas a particulares descienden un 1,4%, con 28.942 unidades, mientras que las compras del canal de empresas retroceden un 2,9%, con 28.111 unidades.

DESPLOME EN COMERCIALES

En abril se matricularon 9.361 vehículos comerciales ligeros, lo que supone un fuerte retroceso del 41% que en el mismo mes de 2021. La principal caída se produce en el segmento de furgones y combis, que desciende un 36%. En cuanto a las ventas por canales, todos acumulan un fuerte descenso por encima del 35% tanto en autónomo como empresas y alquiladores.

Las matriculaciones de vehículos industriales, autobuses, autocares y microbuses crecieron en abril de 2022 un 8,6% y 1.929 unidades. Tanto las ventas de autobuses y autocares, con 183 unidades, y de microbuses, con 30 matriculaciones, logran un aumento en el cuarto mes, con una mejora del 84,8% y 57,9%, respectivamente, en comparación con el mismo mes del año pasado.

Aránzazu Mur, directora del área de economía y logística de ANFAC, explicó que «el último mes, aunque logra la mejor cifra de este año, sigue siendo inferior a la que el mercado español debería registrar. La lenta entrada de vehículos en los puntos de venta, causada por la crisis de los microchips y una demanda cada vez más condicionada por la incertidumbre económica están dificultando la recuperación».

«Atravesamos un contexto económico difícil para los consumidores, que se ha reflejado en el bajo crecimiento del canal de particular y de empresas, que apenas empujan la evolución de las ventas y retrasan su decisión de compra. La recuperación del mercado ha de ser una prioridad para evitar perder la relevancia que aporta el sector tanto al PIB como al empleo de nuestro país», concluyó.