16 de agosto de 2022

Los coches homologados en la UE deben llevar desde hoy ocho sistemas obligatorios de ayuda al conductor

MADRID, 06 (SERVIMEDIA)

Todos los coches homologados en la Unión Europea (UE) desde este miércoles deben llevar obligatoriamente ocho sistemas de ayuda a la conducción (ADAS, por sus siglas en inglés), lo que, según el Parlamento Europeo, puede ayudar a salvar más de 25.000 vidas y evitar al menos 140.000 lesiones graves hasta 2038.

Esto será una realidad para los automóviles de nueva matriculación desde el 6 de julio de 2024. La Unión Europea apunta que estos dispositivos de seguridad contribuirán al objetivo comunitario a largo plazo de aproximarse a cero víctimas mortales y heridos graves en 2050. El objetivo intermedio es reducir a la mitad las cifras de fallecidos y lesionados graves en 2030 con respecto a 2019.

La generalización de ADAS en todos los vehículos evitaría un 40% de los accidentes de tráfico y reduciría un 37% las lesiones de consideración y un 29% las muertes relacionadas con siniestros viales, según Proyecto Vidas (Seguridad Vial y aDAS), desarrollado por Bosch y Fesvial.

Algunos de esos dispositivos son el ‘Asistente Inteligente de Velocidad’ (alerta al conductor cada vez que supera el límite de velocidad e incluso puede reducirla hasta el límite permitido), la cámara trasera con detección de tráfico cruzado (ayuda a maniobrar marcha atrás), la alerta de cambio involuntario de carril (con señales sonoras o visuales, o con vibración del volante o el asiento) y el detector de somnolencia y somnolencia (señal que recomienda al conductor una parada de descanso cada dos horas y, si es necesario, activa una alarma para impedir que se duerma al volante).

Los demás son la señal de frenada de emergencia (el sistema avisa al resto de vehículos en caso que se produzca una frenada de emergencia parpadeando las luces de freno), el alcoholímetro antiarranque o ‘alcolock’ (obliga al conductor a medir el nivel de alcohol en sangre antes de salir y bloquea el vehículo si supera los límites permitidos), la caja negra o registro de datos de incidencias (recopila información básica sobre un siniestro) y la alerta de cinturón en asientos traseros (avisa con señales acústicas o visuales de que algún pasajero que vaya a viajar detrás no lleva abrochado el cinturón).