16 de agosto de 2022

Conducir una moto compartida implica un riesgo diez veces mayor que hacerlo con una particular, según un estudio de Mapfre

MADRID, 13 (SERVIMEDIA)

Conducir una moto compartida implica un riesgo diez veces mayor que hacerlo con una particular. Así, una de cada 12 motos de ‘sharing’ sufrió un siniestro en 2019, principalmente de día y por una caída, según un estudio de Mapfre.

El informe ‘La Contribución del Motosharing a la Seguridad Vial’, que ha dado a conocer este miércoles Fundación Mapfre, gracias a la colaboración de la DGT, ha facilitado cifras de siniestralidad de este tipo y apunta que cerca de la mitad de los lesionados tiene entre 25 y 34 años. Además, señala que la mayoría son hombres (82%), que el 60% de los siniestros ocurren durante el día, especialmente entre las 14.00 y las 20.00 horas y que entre en 2019 y 2022 han fallecido seis conductores de ‘motosharing’, la mayoría hombres.

Valencia, Sevilla y Madrid son las ciudades con mayor índice de siniestralidad de ‘motosharing’. Mientras que Murcia, Málaga y Granada son las ciudades con menor índice de siniestralidad de ‘motosharing’. Además, nueve de cada diez usuarios de’ motosharing’ sufre lesiones leves que no requieren hospitalización.

Del total de siniestros analizados por Mapfre, casi la mitad se produjeron como resultado de caídas (47%), seguido de colisiones fronto-laterales (18%) y alcances (10%). El 60% de los siniestros ocurrieron durante el día, especialmente entre las 14 y las 20.00 horas (31,7).

También destaca que los jueves (15%) y los viernes (18%) son los días que registran mayor siniestralidad. Cerca de la mitad de los lesionados tenía entre 25 y 34 años (48,6%), la mayoría eran hombres (82%), 8 personas no llevaban casco en el momento del incidente (1%) y un 1% no contaba con el carné necesario para llevar el vehículo (B+3, licencia de ciclomotor o permiso de moto) o directamente no tenían carné (7 personas).

La investigación, que ha analizado cerca de 40 motos y las características del sistema de alquiler que utilizan un total de 13 compañías de ‘sharing’ propone universalizar el sistema antibloqueo de frenos (ABS) en todos los vehículos de ‘sharing’ y promover el uso del casco integral, el más seguro.

Así mismo incluye un decálogo con diversas propuestas, entre las que destacan que estas empresas ‘mentoricen’ el comportamiento de sus conductores y faciliten que las apps empleadas en el alquiler avisen de prohibiciones y promuevan el pago por uso seguro. Es decir, que no midan sólo el tiempo empleado, sino también el cumplimiento de las normas, en particular las de velocidad y la ausencia de frenadas bruscas, por ejemplo.