4 de febrero de 2023

Los nuevos patinetes eléctricos compartidos que operarán en Madrid no permitirán la circulación ni el estacionamiento en zonas indebidas

MADRID, 25 (SERVIMEDIA)

El delegado de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Borja Carabante, presentó este miércoles los nuevos patinetes eléctricos que operarán en la capital a partir de mayo.

Las nuevas concesiones de este servicio persiguen el objetivo de racionalizar el uso del limitado espacio de la vía pública para lograr un equilibrio entre los distintos actores que la comparten. La principal novedad que introducen es la reducción en un 40% del número máximo de patinetes que pueden desplegarse por la ciudad, pasando de los 10.000 establecidos en las autorizaciones vigentes, que se prorrogarán hasta mayo, a los 6.000.

El límite viene determinado por la mitad de la capacidad de plazas en las reservas municipales de estacionamiento para bicicletas eléctricas en la fecha de la convocatoria, conforme a lo previsto en el artículo 85 de la Ordenanza de Movilidad Sostenible (OMS).

Madrid tenía en julio 5.997 horquillas homologadas para el estacionamiento de bicicletas y VMP, con una capacidad máxima de aparcamiento en estos elementos de 11.994 patinetes. No obstante, se establece la posibilidad de incrementar el número de autorizaciones en función de la demanda y el uso real de los patinetes eléctricos, procediéndose a una evaluación cada cuatro meses a través de un cuadro de mando de las empresas al que tendrá acceso el Ayuntamiento.

Asociada a esta limitación, se restringen a tres los operadores que pueden ofrecer este servicio. El área considera que una fragmentación excesiva de las empresas supone un freno para la implantación efectiva de los patinetes compartidos, tal y como se ha demostrado en la ciudad.

SEGURIDAD VIAL

Si bien el Ayuntamiento promueve con estas autorizaciones el uso de los patinetes eléctricos como un medio de transporte sostenible y una solución efectiva para reducir el parque circulante contaminante, la limitación de los autorizables y su distribución en el espacio público municipal responde a razones de interés general como lo es garantizar la seguridad vial y la protección de los usuarios de estos vehículos y del resto de ciudadanos, especialmente de los menores de edad, los mayores, personas con diversidad funcional y movilidad reducida, según argumenta el Ayuntamiento de Madrid.

Indica que esta acotación pretende la protección del entorno urbano estableciendo un despliegue del servicio ordenado y equilibrado territorialmente, evitando así una extensión indiscriminada de patinetes eléctricos que suponga un problema de convivencia y un uso abusivo del espacio público.

MEJORAS EN EL SERVICIO

En el nuevo modelo la empresa debe contar con los desarrollos tecnológicos en sus aplicaciones para obligar a aparcar a los clientes en el distrito de Centro únicamente en las zonas habilitadas para ello.

Por su parte, en el resto de la ciudad, podrán estacionar fuera de las mencionadas reservas siempre que no exista una plaza para motocicletas, ciclomotores, bicicletas y VMP a menos de 50 metros del punto de estacionamiento. Además, no se permitirá en ningún caso iniciar o finalizar el trayecto en calles de prioridad peatonal, en las aceras o en espacios peatonales contiguos a parques históricos como El Retiro.

Los nuevos patinetes comenzarán a desplegarse a partir del 2 de mayo, cuando las autorizaciones actuales perderán su vigencia. Desde esa fecha, dispondrán de cinco días hábiles para desplegar al menos el 50 % de los patinetes autorizados. Por tanto, el día 9 de mayo la ciudad debe contar con, al menos, 3.000 nuevos patinetes desplegados. Estas autorizaciones tienen un plazo de duración de tres años con posibles prórrogas por plazos de seis meses en atención a la evolución de la demanda.