25 de junio de 2022

Raquel Sánchez sitúa al coche en el último lugar de la pirámide de la movilidad urbana

MADRID, 17 (SERVIMEDIA)

La ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, destacó este martes que su departamento trabaja para «consolidar la nueva jerarquización o pirámide de la movilidad urbana», en la que sitúa al vehículo privado en el último lugar.

Así se expresó Sánchez en una comparecencia en el Senado, en la que presentó la Estrategia Estatal por la Bicicleta y destacó que el Ejecutivo ha movilizado más de 500 millones en pro de este medio de transporte, donde explicó que en dicha pirámide «el peatón y la bicicleta están a la cabeza, continuando el transporte público como columna vertebral del sistema desde un punto de vista multimodal, continuando con la movilidad compartida y ya por último el uso privado de vehículos».

«Esta jerarquía debe dirigir las políticas públicas asociadas a la movilidad cotidiana, y está basada en criterios de eficiencia energética, medioambientales, de equidad social, vulnerabilidad, siniestralidad y calidad de vida», añadió.

A este respecto, señaló que «la realidad es que las ciudades españolas se han diseñado en los últimos 50 o 70 años por y para los coches» y que «el crecimiento económico y la mayor demanda de movilidad se ha traducido en elevados índices de motorización y de tráfico en las ciudades, lo que genera numerosos problemas a vecinos, sobre todo, pero también al conjunto del planeta».

Entre las ventajas de la bici, defendió que «el tiempo del trayecto en bicicleta es más previsible que mediante vehículos a motor, o que ayuda a la economía familiar al reducir el coste en transporte».

También apuntó que «incrementa la actividad física, así como la productividad y la sociabilidad, disminuyendo además el estrés». «Todas estas ventajas pueden conducir a una mejor experiencia del usuario de la bicicleta frente al del coche», sentenció.

Por otro lado, valoró que en los entornos periurbanos puede ser un mecanismo de descongestión del tráfico de acceso a las ciudades y, al mismo tiempo, un elemento impulsor de la intermodalidad, ya que permite conectar diferentes modos de transporte.

Por último, en referencia a las zonas rurales, destacó que la bicicleta facilita el desplazamiento y la movilidad activa en el interior de los núcleos rurales y entre poblaciones y que al mismo tiempo contribuye al desarrollo de las economías locales a través del turismo o el ocio, mediante la recuperación de los caminos y entornos naturales que hasta ese momento se han visto abandonados o descuidados.